Si hoy te preguntara, cuáles han sido los mejores momentos de tu vida ¿qué me responderías? Por favor escribe 10 de ellos, si, escríbelos antes de continuar leyendo.

Estudiando el libro de Liderazgo con Propósito de Rick Warren entendí que “los mejores momentos de mi vida son consecuencia de actos muy pequeños” Y te lo quiero ilustrar así: mi hija Angélica, está a tres meses de casarse y tuve la bendición de acompañarla a escoger su vestido de novia, visitamos no sé cuántos lugares y se midió no sé cuántos vestidos y cuando ya dijimos “¡Uf! este es el último lugar que visitaremos y si nada sucede escogeremos el primer vestido que vimos, algo sucedió”, aclaro que con las anteriores pruebas de vestido lucía hermosa, sólo que nada fue tan impactante como para decir ¡Wow! Ese es. En esta última visita, ella entró al vestir y cuando salió ¡Wow! empecé a llorar, lloraba sin parar y le dije ¡Ese es!, sentí que el momento había llegado… Y es aquí donde cobra sentido la frase “los mejores momentos de mi vida son consecuencia de actos muy pequeños”, recordé cuando la tuve en mi vientre y deseaba con el corazón que naciera. Cuando nació, no me cansaba de mirarla y verla tan hermosa y perfecta. Fue creciendo y cada vez era más activa al punto que quería estudiar cuanta cosa veía: natación, patinaje, música, cocina, pintura, psicología y no sé qué más, lo mejor es que todo lo logró y en todo pude estar con ella. Creo que hice bien la tarea. Hoy 27 años después, estamos a puertas de su boda.

Así es la vida, sólo que nos acostumbramos a ver el final de la historia y olvidamos todo el camino que se recorrió para llegar allí. En esa lista que hiciste al principio, mira uno a uno de los momentos y recuerda que pasos diste para llegar allí, recuerda las personas que te apoyaron, las personas que te rechazaron, los tropiezos que afrontaste y superaste, las noches de insomnio, esperanza, alegría, lágrimas, temor, risas, decisiones y retos que, aunque pequeños te trajeron a vivir tus mejores momentos. ¿Sabes? Aquí no termina todo, yo, estoy disfrutando de cada detalle, no quiero perderme nada, quiero ser parte de este momento, de su historia. Que cuando lo recuerde piense en que estuve ahí, que hice parte del mejor momento de su vida, porque los mejores momentos de su vida están haciendo parte de mis mejores momentos.

Y tú… ¿Valoras lo pequeño? ¿Qué estás haciendo para hacer parte de la historia de alguien? ¿Quiénes están haciendo parte de tus mejores momentos? sigue acumulando y valorando los más pequeños actos de tu existencia porque son ellos los que, como a mi, te permitirán ver con satisfacción y gratitud tus sueños cumplirse y aumentar la lista de ¨los mejores momentos de tu vida¨. Solo sé que, cuando valoramos lo pequeño, lo sencillo y a veces insignificante Dios nos recompensa con mucho.

Con cariño, Martha Serna

×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?