Hablando con una joven,  me expresaba lo inconforme que estaba con la relación que sostenía con un compañero de trabajo y que en su variedad de intentos por mejorar la comunicación nada servía y tenía la duda de si realmente el problema venía de ella. “Siento que la comunicación no fluye y esto nos está trayendo inconvenientes laborales y personales, al punto que después de ser muy buenos amigos hay momentos en los que no queremos ni vernos”.

“Exactamente ¿qué es lo que te molesta?” Le pregunté, y su respuesta me causó curiosidad: “Los mensajes no son claros, a veces siento que se comunica como un telegrama y otros como la historia del cometa Halley”.

“Ummmmmm ¿me puedes hablar un poco más de eso?” Le dije, y con una expresión incomoda me respondió: “El telegrama es un mensaje breve, rápido y urgente, en su rapidez y urgencia en muchas ocasiones no es tan claro y se mal interpreta. Por ejemplo: hay tareas que yo debo realizar y que dependen de la dirección y guía de él, este es su tipo de mensajes: -Luz, estoy de salida, di a contabilidad que pague- y como el mensaje no me es claro, pienso por minutos ¿Qué será lo que me quiere decir? Y surgen cantidad de supuestos que no son válidos y prefiero llamarlo y preguntar exactamente qué es lo que quiere decir; con su respuesta me hace sentir tonta y me molesta que lo que para él es demasiado evidente para mí no lo es”. El mensaje real era:  -Luz, estoy de salida, es fin de mes y como siempre voy para la finca. Necesito que por favor le recuerdes al departamento de contabilidad que hoy hay que pagar sueldos. Gracias por todo-.

Hasta el momento me parecía muy interesante lo que ella me compartía y pensaba en la cantidad de veces que damos por lógico y evidente lo que estamos diciendo, sin percibir que la otra persona no está entendiendo NADA, NADA de nuestro mensaje. ¿Te ha sucedido algo similar?

Y ahora… Le pregunté ¿Cuál es la historia del Cometa Halley?, “Ahhhhhh” me dijo, “es una historia muy conocida, es que él (el compañero) se va a los extremos, o no se hace entender o no escucha (o no quiere escuchar, susurró), es muy disperso y parece un teléfono roto, cambia el sentido de los mensajes que se le comunican y esto ha traído grandes inconvenientes para el departamento. Te voy a contar la historia del Cometa en la que el presidente de la empresa da un mensaje que debe llegar a todos:

El presidente de una empresa le dice a su gerente general: El lunes próximo, a eso de las 10 de la noche el cometa Halley se hará visible, es un acontecimiento que ocurre cada 78 años. Reúna al personal en el patio de la fábrica, todos usando cascos de seguridad, allí les explicaremos el fenómeno. Si llueve, el raro espectáculo no podrá ser visto a ojo desnudo, en cuyo caso entraremos en el comedor donde será exhibido un documental sobre el mismo tema. El gerente le dice al jefe de producción: Por orden del presidente, el lunes a las siete aparecerá el cometa Halley sobre la fábrica. Si llueve reúna a los empleados con cascos de seguridad y llévelos al comedor, donde tendrá lugar el raro fenómeno lo que sucede cada 78 años a ojo desnudo. El jefe de producción le dice al supervisor: A pedido de nuestro gerente general, el científico Halley de 78 años, aparecerá desnudo en el comedor de la fábrica usando casco de seguridad, pues va a ser presentado un documental sobre el problema de la lluvia en los ojos. El supervisor le dice a su asistente: Todo el mundo desnudo, sin excepción, deberá estar en el patio el lunes a las siete, donde el famoso guitarrista Halley mostrará el documental “Bailando bajo la lluvia”, el show se presenta cada 78 años. Y por último el asistente le dice a sus empleados: El jefe cumplirá 78 años el lunes, habrá una fiesta en el patio y en el comedor amenizada por el grupo Halley sus cometas”.

Puede ser una historia muy jocosa, solo que las consecuencias han sido muy costosas al día de hoy en cuanto a relaciones y costos. “Te pregunto”, me dijo ella “¿Crees que hay problemas de comunicación?”, por unos instantes guarde silencio.

“El hierro se afila con el hierro, y el hombre en el trato con el hombre” Proverbios.

Hoy yo te pregunto a ti que me lees, ¿cuál es tu estilo de comunicación, Telegrama o Cometa?

Por: Martha Serna

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?