En los últimos 5 meses he atendido muchas personas con depresión y en las últimas dos semanas he sabido de 5 muertes de personas cercanas. Todo esto me lleva a pensar ¿Qué tanto estamos apreciando la vida como un regalo? Si tú estás leyendo este artículo, ¡Estás VIVO! Es un absoluto milagro en estos tiempos. Sin embargo, nos hemos acostumbrado a maximizar las cosas negativas y minimizar los grandes milagros que vivimos a diario.

Con todos estos eventos, he recordado mucho a Bronnie Ware, una enfermera que pasó muchos años en contacto con enfermos terminales y publicó un libro llamado “las 5 cosas de las que la gente se arrepiente antes de morir”. En este libro recopiló todo lo que por muchos años escuchó de sus pacientes y llegó a la conclusión de que las personas se arrepienten de: No haber cumplido sus sueños por enfocarse en lo que otros esperaban, haber trabajado tanto perdiéndose de cosas realmente importantes, no expresar lo que verdaderamente sentían, haber olvidado a sus amigos y no haber decidido ser más felices.

Conocí una mujer de 60 años con un fuerte episodio de depresión en su vida, por estar enfocada en eventos pasados que a su vez, la llevaban a una enorme ansiedad al futuro. Conocí una joven con profunda depresión e ideaciones suicidas por varios eventos del pásado que no sanó en su momento y por pensar demasiado en que las cosas salieran perfectas. Conocí otra mujer con una enorme angustia porque quería que sus hijos fueran lo que ella esperaba… Y así he conocido cientos de casos, de personas que viven frustradas, deprimidas, ansiosas y en general, infelices porque viven en funcion de expectativas, en vez de permitirse vivir en el regalo del hoy: El presente.

¿Qué tendría que pasar para que no tengamos esos arrepentimientos que menciona Bronnie Ware? Cada día que abres tus ojos es nueva oportunidad para vivir al máximo, para ser y dar lo mejor de ti a quienes te rodean. No te enfoques en lo que pudo ser o en lo que pasó como no querías, eso es lo que trae la depresión en tu vida, enfócate en lo que hoy puedes apreciar y en todos los sueños que te esperan por cumplir de forma que te impulsen a seguir luchando cada día. Tómate unos minutos y responde ¿Cómo te ves cuando esta crisis acabe? ¿Qué cosas quieres hacer? Que eso que acabas de responder sea tu ancla para seguir de pie, disfrutando cada día que Dios te permite estar en esta tierra.

Mi decisión hoy es: “Me la pasaré bailando en la pista de la vida…” ¿y la tuya? Ingresa AQUÍ

Por Angélica Suárez

× ¿Cómo puedo ayudarte?