¿Por qué tantos jóvenes con depresión e intento de suicidio? ¿Por qué tantas familias disfuncionales? ¿Por qué tantas mujeres guardando su dolor de abuso, rechazo o maltrato? ¿Por qué tantos niños rebeldes o demasiado introvertidos? ¿Por qué tantos hombres inactivos y con tantos temores? ¿Por qué tantas personas con insomnio y tomando pastas para poder dormir? ¿Por qué tantos jóvenes medicados para mantener un estado de ánimo estable? ¿Por qué tantas personas reprimiendo sus emociones? ¿Por qué…?

Podría quedarme mencionando un sinfín de cosas… lastimosamente todas éstas preguntas tienen una relación directa con estas dos frases que a diario escuchamos los psicólogos: “La psicología es para locos” o “la salud mental solo la necesitan las personas con alguna enfermedad mental”.

Vivimos en una sociedad en la que está de moda tener el cuerpo perfecto y ser muy “fits”, en donde presumir hacer ejercicio es lo más “Wow”… en otras palabras, cuidarse por fuera es lo importante. No está mal mantenernos sanos y ejercitados, pero ¿y qué del cuidado interno? ¿qué de las emociones, pensamientos, relaciones…?  Varios estudiosos de la salud mental en el mundo afirman “Los problemas de salud mental serán la principal causa de discapacidad en el mundo en 2030”; es triste leer esto, porque demuestra la falta de consciencia que tenemos con la importancia de nuestro cuidado interno. ¿Por qué le cuesta tanto al ser humano aceptar que requiere acompañamiento psicológico? ¿Es más cómodo acudir al médico de cabecera y conformarse con unas pastillas que no resuelven el problema pero sí los síntomas? Creo que se trata de falta de amor propio y falta de autoestima.

¿Por qué le cuesta tanto al ser humano aceptar que requiere acompañamiento psicológico?

La famosa y limitante frase “es que yo soy así”, está dañando relaciones, impidiendo resultados, cancelando contratos, y sobretodo matando vidas. Es tiempo de generar un cambio, no desde lo externo, sino desde lo interno, es tiempo de que te ames tanto, que te preocupes por tu bienestar y como consecuencia, impactes positivamente tu entorno. Toda esta situación que estamos viviendo, llamada “COVID-19” nos ha llevado a darnos cuenta que la salud mental y emocional no es cosa de “locos”, es algo indispensable para llevar la vida de una forma sana y  equilibrada; acudir al psicólogo es algo tan fundamental y necesario como acudir al médico por un simple chequeo.

Actualmente, existen muchas creencias erróneas sobre el rol que tenemos los profesionales en salud mental y emocional, la psicología no es únicamente para personas con algún trastorno, la psicología es para todo aquél que no se encuentre completamente satisfecho consigo mismo o con las circunstancias de su vida y no sabe cómo remediarlo, la psicología es para todo aquel que quiera mejorar y/o sentirse mejor en algún ámbito de su vida, ya sea relacionado con sus emociones, relaciones, resultados, entre otros.

La salud mental y emocional no es cosa de “locos”, es algo indispensable para llevar la vida de una forma sana y  equilibrada; acudir al psicólogo es algo tan fundamental y necesario como acudir al médico por un simple chequeo.

Acudir a terapia no es un indicador de locura. Al contrario, es indicador de que la persona se preocupa por sí misma y su propio bienestar. Es un signo de autocuidado, de querer crecer y avanzar en su vida, ponerse en acción y superar nuevas metas. Es reconocer que necesita de alguien más para salir adelante.

Si tú estás leyendo, no olvides que para todos, conocer nuestros propios límites es un descubrimiento muy importante en la vida. Demandar la ayuda adecuada, en el momento preciso, no es un síntoma de debilidad, sino de inteligencia, y también de fortaleza y de valentía.

Por Angélica Suárez